5 CLAVES PARA MOLLEJITAS PERFECTAS

5 CLAVES PARA MOLLEJITAS PERFECTAS

MOLLEJITAS PERFECTAS

Las mollejitas a la parrilla son riquísimas cuando están bien cocinadas pero sin ningún lugar a dudas no son un tema para un principiante de las brasas y para lograr un buen resultado hay que empezar en la carnicería. Acá te damos un par de claves para que queden perfectas.

1. UN BUEN ASADO EMPIEZA EN LA CARNICERÍA

Al comprar mollejas hay que primero asegurarse que lo que estamos comprando son realmente mollejas y no alguna otra glándula que el carnicero quiera vendernos, tiene que ser aproximadamente del tamaño de una mano, en forma de gota y en una sola pieza. Pedirlas lo más desgrasadas posibles para ahorrarnos trabajos posteriores.

2. PRE-COCCIÓN CON LECHE

Colocamos las mollejas en una olla con agua y leche (partes iguales) y las llevamos a ebullición por 30 minutos. Antes de poner las mollejas en la olla, con un cuchillo con buen filo retiramos la membrana que cubre las mollejas y los excedentes de grasa.

3. EL CORTE CORRECTO

Después de hervir las mollejas y una vez frías, vamos a tratar de sacarles nuevamente la grasa de los bordes (como ya se habrán dado cuenta este corte tiene mucha grasa y retirar lo máximo posible nos mejora mucho el sabor en la parrilla) y vamos a proceder a cortarlas en fetas longitudinales de 1 dedo de espesor (1,5 cm por si tienen dedos muy finos o muy gruesos). Este corte va a permitir que el macerado que vamos a preparar a continuación se pueda absorber de la mejor manera y la carne se impregne de sabor.

4. EL MACERADO

Ya con las mollejas cortadas vamos a colocarlas en un bowl donde preparamos un aliño con jugo de limón, ajo en láminas, perejil picado, orégano, ají molido y un poco de pimentón dulce, vamos a mezclar todo hasta asegurarnos que todas las fetas estén en contacto con el aliño y lo vamos a guardar en la heladera hasta el momento que vayan a la parrilla. Lo ideal es que estén por lo menos 2 horas en macerado.

5. LA TEMPERATURA DE LA PARRILLA

Al momento de llevar a la parrilla, es importante lograr mollejitas bien crocantes por fuera y tiernas por dentro es llevarlas a fuego bien fuerte durante unos pocos minutos, cuidando que no se “arrebaten” darlas vuelta y agregando con un pincel el líquido del aliño que nos quedó en el bowl.

ANTES DE ENCENDER EL FUEGO PARA EL ASADO.

ANTES DE ENCENDER EL FUEGO PARA EL ASADO.

Consideraciones generales :

Si vamos al diccionario vamos a encontrarnos que el fuego es el producto de la oxidación violenta de un combustible. De esta definición sacamos dos puntos importantes: Necesitamos oxígeno y un buen combustible.

1- Oxigeno:

Para que se produzca la oxidación es obvio que precisamos oxígeno, lo que nos indica que no importa la técnica que utilicemos para prender el fuego, siempre, siempre vamos a necesitar que quede espacio entre las piezas de carbón, papel o maderitas para no “ahogar” el fuego y permitir que este respire.

2-Combustible:

Empecemos analizando el combustible: En el momento de comprar el carbón busquemos bolsas que tengan pedazos grandes y no tanto polvillo, si al momento de encender el fuego, el carbón hace mucha chispa, se trata de un material de poca calidad y seguramente rendirá menos que lo calculado.*

* (Se calcula un kilo de carbón de buena calidad por cada kilo de carne).

3-Timing:

Es muy importante elegir bien el momento de “abrir el fuego”. El color de las brasas en ese momento debe ser de un color rojo vivo o bien que vayan tomando ese color gris apagado, porque si tenemos aún partes negras de carbón corremos dos riesgos, el primero es que en un momento estas generen llamas y la segunda es que en ese acto se desprendan gases tóxicos que afecten a la carne. También es importante en este momento dejar un par de brasas a un costado para agregarles un poco de carbón y generar un “fuego de respaldo” en caso que nos quedemos cortos de calor para terminar el asado.

ASADO PERFECTO DE LA ENTRAÑA

ASADO PERFECTO DE LA ENTRAÑA

La entraña es un corte típico de la parrilla argentina y no puede faltar en ningún asado que se quiera llamar tradicional o criollo. Veamos un poco de que se trata este corte y algunas claves para que nos salgan perfectas.

Que es la entraña?

El corte de la entraña vacuna corresponde a la parte periférica del diafragma del animal, pegado a la costilla, Es un corte chato y delgado, cubierto con una membrana de grasa de un lado y del otro pequeñas tiritas de grasa que son las responsables del sabor tan característico. Hay dos tipos de entraña, una fina y una gruesa, Lo ideal es siempre comprar la fina porque la gruesa tiene mucho tejido conectivo y no es tan tierna.

Consejos a la hora de comprar

  • Fijate que la grasa que la cubre sea blanca y no amarilla, lo cual te va a garantizar que sea  fresca
  • Que la pieza este completa y sin cortes o lastimada: muchas veces los carniceros inexpertos a la hora de despostar  la entraña, terminan recortando y lastimando la misma y por ahí vamos a perder jugos y sabor a la hora de llevarlos a la parrilla

Consejos a la hora de salar y desgrasar

  • Retirar la membrana de grasa es opcional y la mayoría de los asadores no lo hacen, ya que si está bien cocina, esa grasa queda crocante y agrega textura a la carne, pero si la decisión es sacarla, lo más simple es hacerlo con la mano, tirando cuidadosamente de la misma y sacándola toda de una sola pieza
  • La entraña es un corte ideal para usar sal gruesa ya que no necesita  ingresar profundo en los tejidos como en los cortes más grandes y le suma un crocantito buenísimo a la hora degustarla
  • 1 hora de macerado en limón y chimichurri le agrega un sabor único

En la parrilla

  • Asar con fuego fuerte 15 minutos del lado de la grasa (aquí es donde se pone crocante) y 5 minutos del otro lado. Así vamos a tener entrañas crocantes y jugosas al mismo tiempo
  • Son ideales para “arrancar” la noche así que podemos “tirarlas” a la parrilla bien abrimos el juego junto con unos pancitos y unas rodajas gruesas de tomates. Acompañado con chimichurri mezclado con una cucharada de mayonesa queda perfecto.

Para creativos

  • Al momento de dar vuelta la entraña, pone un poco de queso roquefort en toda la entraña y tapala con una fuente dada vuelta. La combinación es buenísima!