Las carnes más recomendadas para la mejor parrillada

Las carnes más recomendadas para la mejor parrillada

Hay distintos cortes de carne para asar a la parrilla, son diferntes los tiempos de cocción y los sabores cambian según la elección.

* Para disfrutar el asador

Quieres que tu parrillada sea perfecta, selecciona bien el tipo de corte, aquí alguno para que los conozcas

* Picaña

Se caracteriza por tener un sabor suave y una consistencia tierna. Contiene una capa de grasa periférica que proporciona mayor sabor y jugosidad. Este corte se suele poner en pinchos para darle una forma redondeada. Se obtiene de la parte trasera de la res y en México se le conoce como tapa de cuadril.
Cocción: Se recomienda cocer seis minutos de cada lado para obtener un término tres cuartos.

* Chuletón

Un corte tierno y de primera calidad. Se obtiene de la parte delantera del lomo. Es ideal para asar, pues el marmoteada (grasa intramuscular) proporciona mayor jugosidad.
Cocción: En tiempo en el asador de una pieza de 300 gramos dependerá del término deseado, este corte puede consumirse tierno (tres minutos) o tres cuartos (10 minutos).

* Arrachera

Este corte es originalmente duro, pues se obtiene del diafragma (parte que separa costillas y estómago) de la res. Su consumo se ha popularizado a partir de que se le han añadido suavizantes y especias para hacerla más gustosa al paladar.
Cocción: El grueso de este corte no rebasa los dos centímetros. Para lograr un término medio, deberá cocerse durante cinco minutos por cada lado.

* Aguja de res

Un trozo ideal para botanear, pues la carne además de ser delgada contiene pequeños huesos que al dorarse le otorgan gran sabor.
Se obtiene de la parte que une el lomo con el pescuezo.
Cocción. El grueso del corte varía entre medio y dos centímetros, por lo cual el tiempo corresponderá al tamaño de la pieza. Para un corte intermedio se recomienda cocer durante cinco minutos de cada lado.

* Top Sirloin

Corte para asar por excelencia, pues la carne es suave, jugosa y con poca grasa intramuscular; sin embargo cuenta con una capa de grasa periférica, la cual aporta gran sabor y proporciona brillo y consistencia. Se obtiene de la parte trasera de la res anterior a la pierna.
Cocción: puede tener hasta tres centímetros de grueso y se recomienda cocinarlo a tres cuartos. El tiempo que tardará en obtener este término es de nueve minutos de cada lado.

* T-bone

Se caracteriza por tener un hueso en forma de T y se obtienen del lomo de la res. Es uno de los cortes más apreciados para el asador, ya que es una carne suave y jugosa. Su grosor no debe exceder los dos centímetros.
Cocción: lo ideal para su consumo es un término medio, pues de esta manera se evita la pérdida de líquidos y por lo tanto de sabor. El tiempo para alcanzar este punto es de ocho minutos de cada lado.

OTROS CORTES DE RES

Aguayón: se localiza al principio de la pierna. Se utiliza para bisteces, ya sea asados al carbón o a la plancha, en milanesas y también en trozos.

Costillar: es un trozo de lomo con hueso. Se prepara al carbón, a la plancha, asado, frito o guisado.

Roast Beef: 
es la parte del alto lomo. Se hace asado, al horno o cocido con limón.

Entrecorte: es un corte de tipo francés y se encuentra en la parte alta del lomo, entre las costillas. Se come asado al carbón o a la plancha y se corta en porciones de 225 a 250 gramos.

Filete: está ubicado a un costado del lomo. Es carne muy blanda y jugosa. Se pueden hacer diferentes cortes con él, como filete mignon, a la tampiqueña, medallones, puntas de filete y bisteces.

HISTORIA DEL CHIMICHURRI

HISTORIA DEL CHIMICHURRI

LA MONARCA DEL ASADO

Sin dudas el rey de los adobos en asados, choripanes y parrilladas, Esta salsa llena de personalidad criolla y dueña de un sabor reconocible por todo paladar que tenga DNI argentino es producto de la mezcla anárquica de elementos que tenemos siempre en la alacena o heladera, como aceite, vinagre, pimentón, ají molido, ajo y sal, que al juntarse explotan en notas de sabor que uno podría llegar a pensar que ya están dentro de nuestro ADN.

Existen muchas versiones sobre el origen de esta mezcla de especias, algunos dicen que tiene origen vasco, otros que fue creada por un tal Jimmy Curry, pero las que les voy a contar acá es la que me parece más real o por le menos es la que quiero creer.

Dice la leyenda que por los años 1950, un grupo de ingleses  se afincaron en la Pampa, Argentina.  Todos conocemos la gran influencia de India en la cocina británica, por lo que estos ingleses trajeron  a nuestras latitudes gran variedad de currys y los usaban con frecuencia en sus comidas. Estos “gringos” solían pedir a los peones el curry para sazonar el cordero que comían, ellos lo pedían en ingles claro, y decían “Give me the curry!” (dame el curry) y al escuchar estas palabras, incluso sin saber en absoluto que significaban, llevaban a la mesa esa mezcla de especias que tenían siempre presente sus patrones, por lo que ellos entendían que “give me the curry” era el nombre que se le daba a una mezcla de especias.

No es de extrañarse que de “give me the curry” lleguemos al  chimichurri debido a su similitud fonética que los mismos peones irían modelando con el tiempo hasta convertirlo en el nombre de nuestra salsa más famosa. Y así como adaptaron el nombre a algo que podamos nombrar los criollos, también la receta muto y dejo de lado la cúrcuma, el jengibre, el clavo de olor, la canela y la pimienta dando lugar a hierbas y especias más comunes en estos lares tales como el orégano, el perejil, el pimentón y el ají. Y así el chimichurri se encarnó en nuestro pellejo y nos acompañó por todo el recorrido que la historia Argentina, desde el gaucho de la pampa húmeda hasta el asador de balcón de edificio.